Ruben Cadena

MENU

¿Quién soy?
-

Rubén Cadena Gil es, en el arte, un hombre de mundo, de inteligencia clara, que ha sido tocado por los dioses para que despliegue en su quehacer las bondades del trabajo duro y la disciplina más férrea para construir.
Es un artista lleno de confianza en sí mismo porque es consciente de sus virtudes: pasión, capacidad de trabajo, un altísimo sentido de la apreciación de la belleza para desplegarlo en la superficie en blanco traducida como su horizonte de creación. Es un pintor que ha sabido tambien humanizar la vorágine de la contemporaneidad en su arte con un grado de honestidad incontrovertible. Ha encontrado un camino auténtico en el ámbito de la creación y cuya ruta revela su personal temperamento. El pintor coahuilense es un estratega que busca encerrar dentro del movimiento de sus manos la potencia del color, la expresividad del trazo, la certeza de la forma y la audacia de un salto que, de ninguna manera, es hacia el vacío.

Rubén Cadena Gil es uno de los grandes artistas del México actual, aunque las circunstancias no lo coloquen junto a los nombres conocidos y citados por todos. A pesar de eso, en el contexto de la plástica mexicana, su significado es la trascendencia, y su trascendencia se manifiesta a través de los signos singulares de una época difícil de resolver: la contemporánea. Pero su intuición y sus grandes dotes le otorgan la capacidad de hacer de la pintura reflejo fiel de los claroscuros de su época y el grito desesperado de una sociedad extraviada pero que Rubén aborda con profundidad crítica en su obra porque ese derecho se lo otorga el quehacer elegido como opcion de vida: el arte.
La plástica de Rubén Cadena Gil, no puede etiquetarse ni en ningún ismo ni en ninguna vertiente del arte contemporáneo porque su amalgama de valores poéticos, trágicos, dubitativos y de profunda pasión, son elementos constitutivos en torno a la verdad de lo absoluto de su obra. Su leitmotiv es siempre una finalidad significativa, una epifanía de color con los que dialoga consigo mismo, en primera instancia, con el mundo circundante, después y, finalmente, con la esperanza de extender su diálogo hacia una infinitud inagotable.
Rubén Cadena Gil, inteligente, de respuestas rápidas y firmes, observador agudo de su entorno, es ejemplo de una vitalidad artística que diluye todas las fronteras; y su fortaleza interior, tan llena de optimismo y de lucha, lo sitúan en un escenario aparte. Su vida y su obra constituyen el resumen de un espíritu libre, donde lo rumano es en función del arte y su arte la expresión exacta de lo humano.
Su obra, surgida de lo mas profundo de su ser humano y que, por ello, representa la exploración de ese sitio tan recóndito como es lo más íntimo de una persona: su integridad.
En esta página, Rubén nos regala su interioridad. Con la confianza de quien se sabe libre de pecado, y por ello nadie podrá arrojarle la primera piedra, nos permite explorar esa parte donde es él mismo, sin máscaras, sin trampas, sin ocultamientos. Sólo él consigo mismo, sólo él con nosotros en una comunión que nos enriquece a todos.
La obra de Rubén constituye un quehacer, siempre en proceso de renovación.
A lo largo de los espacios de esta propuesta virtual, contemplaremos parte de su obra plástica y, a través de ella, también conoceremos el timbre de su voz, porque en eso también consiste el arte: en oír, que viene a enriquecer al ver, al sentir y al ser.

Jaime Torres Mendoza